Skip to main content

Entre las burbujas, las salpicaduras, los susurros y las risas, la hora del baño puede convertirse rápidamente en tu momento favorito del día. Sigue nuestra sencilla guía paso a paso para conocer lo básico o algunos nuevos consejos.

La hora del baño significa Mucho Más

Anualmente se dan aproximadamente 8 mil millones de baños en todo el mundo con productos JOHNSON’S® para bebés. La hora del baño es una de nuestras rutinas favoritas, ya que el baño no solo relaja tu bebé, sino que te da a ti una oportunidad de estrechar el vínculo y jugar después de un día agitado mientras estimulas los sentidos del olfato y el tacto de tu bebé.

Algunos estudios han demostrado que el contacto habitual puede conducir a un mejor desarrollo fisiológico, cognitivo, emocional y social, y que los aromas agradables y familiares mejoran el estado de ánimo y de alerta de tu bebé.

Y al igual que el masaje, un baño tibio puede ser una excelente manera de preparar a tu bebé para dormir.

El agua no es suficiente para el baño de tu bebé

El agua como limpiador no elimina las impurezas liposolubles que quedan debajo de los pañales y las prendas y, si permanecen, pueden provocar que la delicada barrera* de la piel se rompa. Y, en realidad, el agua sola puede resecar la piel de tu bebé.

Se ha comprobado que el uso reiterado únicamente de agua, en especial de agua dura o con cloro, causa pérdida de humectación en las células de la piel, la cual puede dejar la piel del bebé irritada o enrojecida.

Se recomienda un limpiador delicado específico para bebé como el enjuague para bebé JOHNSON'S® baby baño líquido de la cabeza a los pies para una limpieza eficaz.

Cómo bañar a tu bebé


Cómo bañar a tu recién nacido

La mayoría de los profesionales de la salud recomienda bañar a los recién nacidos 2 o 3 veces por semana y aumentar la frecuencia a medida que tu bebé crece.

Aprende a darle un baño de esponja a tu bebé. Dale a tu bebé un baño de esponja

Cómo bañar a tu bebé

Para bañar a tu bebé podrías usar una pequeña bañera de plástico colocada dentro de la bañera común para que te resulte más fácil sostener a tu bebé.

  1. 1.

    Comienza con apenas unas pulgadas de agua tibia. El agua del baño del bebé debería tener una temperatura de entre 36 y 37 grados Celsius. Después de llenar el lavabo o la bañera, asegúrate de agitar el agua con las manos para que no queden zonas calientes.

  2. 2.

    Antes de poner a tu bebé en el agua, prueba la temperatura con la parte interior de tu muñeca para asegurarte de que no esté demasiado caliente. NOTA: Asegúrate que el calentador de agua de tu casa no supere los 38 grados Celsius para evitar quemaduras accidentales.

  3. 3.

    Con un brazo, sostén suavemente la espalda, la cabeza y el cuello del bebé, y colócalo despacio dentro de la bañera. Continúa sosteniendo al bebé con un brazo y usa el otro para bañarlo.

  4. 4.

    Limpia suavemente alrededor de los ojos de tu bebé con un algodón humedecido en agua limpia y tibia. Usa un algodón diferente para cada ojo y siempre limpia desde la esquina interna del ojo hacia afuera. Luego, con un paño suave, limpia alrededor de la boca, la nariz y todo el rostro, desde el centro hacia afuera. Limpia los pliegues del cuello y ¡no olvides limpiar detrás de las orejas!

  5. 5.

    En el caso de los bebés más pequeños, humedece una toallita con agua tibia y usa un limpiador suave formulado para bebés, como el enjuague para bebé JOHNSON'S® baby baño líquido de la cabeza a los pies. Si tu bebé tiene más cabello, te conviene probar con un champú delicado, como JOHNSON'S® baby champú con pH balanceado. No tengas miedo y limpia con suavidad las zonas blandas de la cabeza (denominadas fontanelas).

  6. 6.

    Por último, limpia el área del pañal. En el caso de las niñas, limpia el área genital desde la parte delantera hacia atrás. En el caso de los niños, lava con cuidado el pene y la zona genital, también desde la parte delantera hacia atrás, y asegúrate de que quede bien seca. En el caso de los niños no circuncidados, evita tirar del prepucio.

  7. 7.

    Deja que tu bebé disfrute del agua tibia en la bañera por unos momentos. Con un recipiente, vierte agua sobre su cuerpo para mantener la temperatura. Ten cuidado de no hacer correr el agua directamente del grifo ya que la temperatura, en ocasiones, puede cambiar repentinamente.

  8. 8.

    Coloca las manos alrededor de su pecho y sujétalo por debajo de los brazos, sostén su cabeza, sácalo de la bañera y envuélvelo rápidamente con una toalla.

  9. 9.

    Seca bien los pliegues de la piel, ya que la humedad excesiva puede provocar irritación. Seca dando toquecitos para evitar dañar su piel.

  10. 10.

    Antes de vestirlo, aplica un delicado humectante para bebé, como JOHNSON'S® baby baño líquido humectante, la cual es hipoalergénica y dermatológicamente probada para ser suave y delicada.

Consejos para bañar al bebé

  • Limpia solo lo que puedas ver; evita empujar objetos dentro del canal auditivo o la nariz de tu bebé
  • Cada bebé es diferente, pero a algunos no les gusta que los bañen inmediatamente después de comer. Muchas mamás prefieren bañar a su bebé antes de que coma
  • Y recuerda que JAMÁS debes dejar al bebé solo en la bañera

Un baño es la forma ideal de diferenciar el "tiempo de actividad" y la "hora de dormir", mientras que te da la oportunidad de conectarte con tu bebé. Hasta los días complicados pueden sentirse más fáciles al terminar la noche envolviendo a tu hermoso bebé ya limpio, cómodo y a gusto en su manta, justo a tiempo para su canción de cuna.

Nosotros nos tomamos la responsabilidad de tener el mayor conocimiento posible de los preciosos ojos de tu bebé.

Nuestro exclusivo shampoo JOHNSON'S® baby y otros productos con la fórmula NO MÁS LÁGRIMAS® fueron desarrollados especialmente para las necesidades únicas de los bebés.

La ciencia detrás de la formula NO MÁS LAGRIMAS®

* La barrera de la piel es la capa superior que actúa como una barrera esencial contra los irritantes externos, las bacterias y los alérgenos, lo cual ayuda a proteger el cuerpo de enfermedades. La barrera de la piel de los bebés es muy diferente a la de los adultos y se encuentra en pleno desarrollo, de modo que requiere un cuidado especial.

Volver arriba