Skip to main content

Deditos, ojitos, orejitas y naricita perfectos. Es importante mantenerlos limpios y saludables. A continuación te brindamos consejos sencillos sobre cómo lograrlo.

Tus caricias significan Mucho Más

Limpiar los ojos, oídos y nariz de tu pequeño, y cuidar de sus uñas puede hacer mucho más. Hasta estos pequeños rituales tienen el poder de ayudarte a fortalecer el vínculo entre tú y tu bebé. El contacto habitual le ayuda a desarrollar su autoestima y la capacidad de relacionarse con otras personas, mientras que fomenta un desarrollo saludable y feliz.

Antes de empezar, la seguridad primero!

Nunca pongas nada directamente en los oídos, los ojos o la nariz de tu bebé. Limpia cualquier material de los ojos, la boca, la nariz o el oído externo con un algodón suave y humedecido.

Oídos del bebé

Concéntrate en mantener limpia la parte externa de la oreja. Aunque las farmacias tienen una amplia variedad de accesorios y productos para limpiar el oído interno, es tarea de tu pediatra decidir si estos son necesarios. Una buena opción para limpiar los oídos del bebé es  COTONETES®. Están especialmente diseñados para evitar que empujes la punta de algodón con demasiada profundidad en los oídos de tu bebé Ten mucho cuidado al limpiar los oídos de tu bebé. Limpia solo lo que ves, no introduzcas el copito dentro del canal auditivo o la nariz del bebé.

PRECAUCIÓN: al usar en las orejas, no penetres en el canal auditivo; quita suavemente la suciedad o el cerumen visible en la superficie exterior de la oreja. El uso inadecuado puede causar lesiones. Este producto no es un juguete.

Ojos del bebé

Sostén la cabeza de tu bebé, limpia suavemente alrededor de cada ojo con un algodón redondo humedecido con agua tibia limpia. Usa un algodón diferente en cada ojo y siempre limpia desde el lagrimal hacia afuera.

Nariz del bebé

Si tu bebé está congestionado, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviarlo. Habla con el médico de tu bebé sobre usar gotas nasales salinas o un aspirador nasal de goma (para succionar los orificios nasales) a fin de aliviar la congestión. Puedes usar un algodón redondo húmedo para limpiar suavemente la suciedad alrededor de la nariz del bebé, asegúrate de retirar la suciedad de la nariz. Para la irritación debajo o alrededor de la nariz, puedes usar un producto protector para la piel formulado especialmente para bebés.

ADVERTENCIA DE SEGURIDAD: mantener fuera del alcance de los niños. No lo uses sin consultar a un médico si tu hijo tiene asma o alergias, o si hay antecedentes familiares de cualquiera de las dos condiciones. Podrían ocurrir problemas respiratorios severos.

Uñas del bebé

Corta las uñas de tu bebé de manera regular para evitar que se rasguñe y se produzca alguna infección, ya que las uñas suelen acumular suciedad y gérmenes. Córtalas inmediatamente después del baño, ya que en ese momento están más blandas. Usa tijeras sin punta o cortaúñas para bebé con una lupa así puedes ver con mayor facilidad las uñas pequeñas y seguir la línea natural del dedo. Debes separar la yema del dedo de la uña para no cortar la piel.
Si tu bebé está asustado, prueba:

  • cortar tus uñas primero, para mostrarle lo divertido que es
  • distraerlo con una canción
Volver arriba