Skip to main content
<p>La increíblemente suave piel de tu bebé es una barrera única y esencial para protegerlo del mundo exterior, pero ella también necesita protección. Cuando cuidas la piel de tu bebé también estimulas sus sentidos, cultivando así el vínculo afectivo entre ustedes y su desarrollo saludable.</p>

Más de un siglo de experiencia en la piel del bebé

Cuando estás en el negocio de cuidar la piel de millones de bebés alrededor del mundo, es importante tener un entendimiento profundo de qué es lo que hace que la piel del bebé sea tan especial. Por más de 120 años (y contando), JOHNSON’S® ha estado en busca de descubrimientos científicos relacionados con la piel de los bebés. Hemos ayudado a avanzar el 90% de las publicaciones sobre este tema, y hemos publicado más investigaciones sobre la piel de los bebés en los últimos cinco años que cualquier otra empresa global dedicada al cuidado de la piel.

JOHNSON’S® fue la primera empresa en estudiar cómo se desarrolla la piel de los bebés a partir del nacimiento, evaluar productos para diferentes etnias, y la primera en desarrollar la ciencia que hace que nuestros productos sean lo suficientemente delicados para usarlos cerca de los ojos de los bebés (ahora conocida como NO MÁS LÁGRIMAS ®).

La ciencia de la piel de tu bebé

La piel de tu bebé desempeña un papel muy importante en la protección de la salud y en la defensa contra los gérmenes, las bacterias y los agentes irritantes. La piel también regula la temperatura interna del bebé y es una herramienta para explorar el mundo a través del tacto.

La piel del bebé es distinta a la piel de un adulto. Puede parecer perfecta, pero es muy delicada y necesita un cuidado especial durante los primeros años de vida del bebé. En comparación con la piel de un adulto, la piel de tu bebé:

  • Es alrededor de un 30% más fina
  • Puede perder la humectación más rápido
  • Es más propensa a la irritación
  • Absorbe el agua más rápido y también puede perderla más rápido

Al ser más delicada, la piel de tu bebé necesita más protección contra los cambios ambientales y los productos de higiene más fuertes. Por lo tanto, al cuidar a tu pequeño, usa productos humectantes y de higiene suaves y delicados que estén formulados especialmente para bebés, como JOHNSON’S® baño líquido de la cabeza a los píes, y JOHNSON’S® baby crema líquida original.

¿Sabías que los bebés sudan menos que los adultos? Esto afecta su capacidad de reducir su propia temperatura corporal. ¡Así que ten cuidado cuando saques a tu bebé cuando hace calor!

Ya sea que estés limpiando de la piel de tu bebé o le estés aplicando crema hidratante, estás haciendo Mucho Más que ayudar a mantener su piel saludable. Estos rituales cotidianos se vuelven más poderosos cuando varios sentidos , como el olfato y el tacto son estimulados . Olores agradables, pueden crear recuerdos duraderos en tu pequeño que recordará para toda la vida

Hidratar la piel de tu bebé

Visita BabyCenter® para aprender cómo puedes ayudar a mantener suave la piel de tu bebé

Volver arriba