Skip to main content

La mayoría de los bebés dan sus primeros pasos al final de su primer año. Conoce aquí como estimular que camine y tips para facilitar el proceso

Antes de que te des cuenta, tu pequeño estará dando sus primeros pasos por todos lados. Este hito en el desarrollo requiere aliento, atención y precauciones de seguridad.

La mayoría de los bebés dan sus primeros pasos hacia el fin del primer año de edad (entre los nueve y los 12 meses). No te preocupes si este desarrollo se produce un poco después en tu bebé. Muchos niños no caminan hasta los 16 o los 17 meses de edad. No obstante, si piensas que tu bebé padece un retraso significativo, coméntalo con tu médico.

Cómo se desarrolla el caminar

La mayoría de los bebés comienzan por el gateo, aunque algunos se saltan esta etapa por completo y comienzan directamente por pararse y luego caminar. Si tu bebé es un gateador profesional, es posible que intente más habilidades desafiantes, como subir escaleras gateando. Si bien subir escaleras puede ayudarlo a obtener nociones de altura y profundidad y desarrollar el sentido del equilibrio, es importante instalar puertas en las escaleras, por razones de seguridad, para evitar que suba sin tu supervisión.

Antes de caminar, tu bebé "caminará" sosteniéndose de cosas

Muchos bebés inquietos intentan luego pararse y dar unos pasos sosteniéndose de un mueble, una técnica conocida como "paseo". Si tu bebé toma cada vez más confianza, pronto descubrirá cómo llegar de un extremo al otro de la habitación con ayuda de los muebles para mantener el equilibrio. Aprender a pasear de este modo es la última habilidad física que debe dominar tu bebé antes de comenzar a caminar sin ayuda. Aliéntalo a pasear y luego a caminar tendiendo tus manos. Muéstrale cómo doblar las rodillas para sentarse. Si llega hasta su juguete favorito por sus propios medios, recuerda felicitarlo mucho.

Haz que tu hogar sea a prueba de niños

A medida que tu bebé adquiera más movilidad, asegúrate de que la casa sea apta para niños. Un bebé que camina o pasea puede cometer muchas travesuras. Además, cuando tu bebé usa las manos, las piernas y los pies para desplazarse, es mucho más probable que se ensucie, que su piel se reseque debido a la fricción adicional que se produce al caminar y que se corte o rasguñe más fácilmente. Para mantener limpio a tu bebé de forma rápida y sencilla, humedece un paño suave y usa el jabón líquido de la cabeza a los pies JOHNSON'S® baby para limpiar suavemente entre cada baño. Para mantener humectada la piel de tu bebé después del baño, prueba un humectante suave, como la crema líquida original JOHNSON'S® baby

Basado en el contenido de JOHNSON'S® Your Baby and Toddler, del nacimiento a los 3 años, DK Publishing Inc., 2004.

Volver arriba