Skip to main content

Como mamá nueva, has leído, visto y rebuscado todo el Internet para aprender todo lo que puedas, pero es posible que quieras tener un recordatorio cuando llegue el bebé. Para ayudarte a empezar bien, hemos creado esta guía rápida para navegar los puntos básicos del bebé.

Sostenerlo

Te puede parecer que tu bebé recién nacido es frágil y delicado, pero no tengas miedo de tocarlo, moverlo o sostenerlo. De hecho, los estudios muestran que los bebés que están en brazos más de 2 horas por día crecen mejor y lloran menos.

Como los músculos del cuello de tu bebé recién nacido no se han desarrollado aún, debes sostenerle la cabeza cada vez que lo alces. También tendrás que sostener su cabeza contra tu hombro o con la otra mano cuando lo lleves de un lado a otro.

Baño

Algunos pediatras recomiendan los baños de esponja hasta que el cordón umbilical se caiga (por lo general en una o dos semanas). Asegúrate de tener todos los productos para baño necesarios listos antes de que nazca el bebé para que no te pierdas ni un solo momento de tu pequeño.

Aprende cómo darle un baño con esponja a tu bebé

Cómo elegir los productos para tu recién nacido

Un producto ideal para bebé no debe irritar la piel ni los ojos, tampoco debe secar la piel del bebé ni modificar su pH natural. Es importante que lo guardes correctamente para ayudar a mantener la calidad del producto durante su uso normal.

Conoce nuestra promesa para ti y tu bebé

Cambio de pañales

Muchos padres primerizos se sorprenden de la cantidad de pañales que el bebé usa por día. Para simplificarte la vida, asegúrate de tener una gran cantidad de pañales en casa antes de la llegada del bebé. También es muy útil aprender a cambiar el pañal del bebé con anticipación (¡y hasta practicar!).

Calmarlo

La mayoría de los bebés llora alrededor de 2 horas por día durante los primeros 3 meses. Si bien puede llegar a ser desconcertante, es algo normal.

Para poder calmar al bebé, primero debes identificar la causa de su incomodidad. ¿Tiene hambre? ¿Tiene gases? ¿Necesita que le cambies el pañal? ¿Es la hora de su siesta? ¿Está expuesto a ruido, luces o actividad excesivos?

Para poder calmar a un bebé con sueño o expuesto a estímulos excesivos, debes sostenerlo contra tu hombro y mecerlo suavemente. Cántale o háblale dulcemente. Tranquilízalo con una voz suave. Puedes frotarle la espalda mientras lo haces. Cambia de posición hasta encontrar la que les resulte más cómoda.

Algo más para tener en cuenta: tu bebé no se moverá mucho durante las primeras semanas y puede llorar para indicar que no está cómodo en la cuna. Puedes ayudarle a ponerse cómodo al cambiarlo suavemente de posición. Pero por seguridad, acuéstalo siempre boca arriba para dormir.

Los primeros 10 días pueden significar Mucho Más

Para cuando tenga tres años, el 85% del cerebro de tu bebé se habrá desarrollado. Cada experiencia hasta ese momento ayuda a formar el cerebro de tu bebé. Las experiencias multisensoriales repetitivas, constantes, predecibles y enriquecedoras pueden ayudar al desarrollo saludable de tu bebé.

Así que no te preocupes mucho de si estás haciendo “lo correcto”. Lo más importante es que pases mucho tiempo con tu hijo involucrando sus sentidos del tacto y del olfato, creando lazos afectivos entres ustedes dos mientras fomentas su crecimiento.

Masajes para bebés

Investigaciones revelan que los masajes pueden relajar a los bebés, mejorar sus patrones de sueño y calmarlos cuando están irritados. Hacerle masajes a tu bebé también es una excelente manera de crear lazos afectivos con él y es muy fácil de hacerlo.

Alimentarlo

Muchos profesionales de la salud concuerdan en que lo mejor para tu bebé es la leche materna. En cuanto al aspecto nutricional, tiene todo lo que tu bebé necesita.

Por supuesto, algunas madres no pueden amamantar a su bebé por problemas médicos o por otras circunstancias especiales. Habla con tu pediatra para decidir cuál es la mejor manera de alimentar a tu recién nacido.

Sin importar con qué lo alimentes, asegúrate de sostenerlo siempre que lo hagas. Los abrazos asociados con la lactancia y la alimentación ayudan a crear un fuerte lazo de amor entre tú y tu bebé.

Sueño

La manera de dormir del bebé cambia a medida que crece. Los recién nacidos duermen mucho a lo largo de las 24 horas del día y se despiertan con frecuencia tanto de día como de noche. Pero puedes comenzar a crear una rutina a la hora de dormir para tu bebé, incluso a partir de las 6 a 8 semanas de vida.

En la medida que el bebé crece y comienza a consolidar su sueño durante la noche con algunas "siestas" durante el día, puedes ayudarle a desarrollar gradualmente un patrón de sueño en el que aprenda que de noche se duerme y no se juega.

Conoce más acerca de cómo ayudar a dormir a tu bebé con la rutina de 3 pasos de JOHNSON'S®.

Volver arriba