Exposoma y salud del microbioma de la piel

ilustracion higiene bebé

El mantenimiento de un microbioma saludable está estrechamente relacionado con una dieta sana y factores externos, por ejemplo, las prácticas de higiene diaria1

icono gotica

La impronta del microbioma sobre nuestro metabolismo es significativa

99%

de los genes

icono genes

del cuerpo humano son de origen microbiano.

Más de la mitad de sus células

icono celulas

provienen de microorganismos conformados por el microbioma.

3.3 millones de genes codifican proteínas

icono proteinas

como enzimas y moléculas de señalización de forma directa o a través de interacciones epigenéticas como enzimas hepáticas inducibles.2

La tierra es, en esencia, un planeta microbiológico, tal como lo afirma el Dr. Rodney Dietert durante su intervención en un taller sobre las relaciones entre estresores medioambientales, enfermedad infecciosa y salud humana2, quien se desempeña como profesor emérito de Inmunotoxicología en el Departamento de Microbiología e Inmunología de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Cornell.

Las publicaciones pioneras en el campo del microbioma cutáneo fueron hechas en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado3. Una prominente figura en estos primeros años de investigación sobre este tópico fue la Dra. Mary Marples de la Universidad Otago de Nueva Zelanda, en su extenso trabajo seminal de 1965, que condujo algunos años después a una invitación formal para publicar un artículo en Scientific American.

La Dra. Marples introducía de forma casi poética una visión ecológica del asunto:4

Describió las condiciones de nuestro ecosistema dérmico en función de las encontradas en nuestro ecosistema terrestre. Dietert complementa enfatizando que:

“El microbioma es la lente a través de la cual el cuerpo humano observa su ambiente externo”

Este ambiente externo contiene numerosos factores a los cuales estamos expuestos todo el tiempo -llamado en ese contexto exposoma-. El exposoma está constituido por una multiplicidad de elementos de naturaleza muy variada, como químicos y microorganismos patógenos.

ilustracion protección bebé

Una fuente significativa de vulnerabilidad para nuestro microbioma cutáneo reside en muchos de estos factores extrínsecos (exposoma) e intrínsecos, que pueden afectarlo potencialmente.1

Adicionalmente la exposición a antibióticos (en especial si se presenta de forma temprana y estos son de espectro amplio), las prácticas de higiene modificadas y otros cambios en el estilo de vida, tienen el potencial de inducir alteraciones selectivas en el microbioma cutáneo.5

Se ha propuesto esta disrupción de la interacción entre microbioma y sistema inmune de la piel como uno de los elementos promotores en el incremento de la incidencia de patologías6 como dermatitis atópica7 o psoriasis.8

Por sus características y origen, gran parte del exposoma no es susceptible de ser modificado de forma voluntaria e individual. Sin embargo, si se tiene poder de decisión sobre otros elementos del exposoma, como aquellos que aplicamos sobre nuestra piel o los que constituyen nuestra alimentación diaria. Como también es mencionado por el profesor Dietert, el adecuado manejo de la interfaz que se entrelaza entre microbioma y sistema inmune, va a ser una parte significativa del abordaje de la salud, ya sea con una óptica preventiva o terapéutica.2

Mantener la homeostasis cutánea tiene claras implicaciones en la capacidad para ayudar a nuestros pacientes a protegerse contra las condiciones medioambientales y los microorganismos potencialmente patógenos.1

icono profesionales de la salud

Los profesionales tienen la responsabilidad de educar a los pacientes en torno a medidas que potencien su salud.

Promover la utilización de productos de higiene diaria apropiados desde edades tempranas favorecerá la generación de esta homeostasis cutánea y propenderá, junto con otras medidas extrínsecas como una alimentación adecuada, al desarrollo de microbiomas sanos (tanto en piel como en mucosa digestiva) en los pacientes. Por eso, estamos aquí para que +juntos podamos aportar líneas de cuidado que apoyen este sano desarrollo.

icono dude

Una formulación especializada en los productos asegura un mejor cuidado

Descubra las afectaciones en el microbioma por productos

Una de las recomendaciones más efectivas para sus pacientes es el ritual de baño y masaje desde el primer día de vida, este no solo favorecerá la barrera cutánea de la piel del bebé, sino que también le brindará todos los beneficios del contacto piel a piel, el cual genera gran conexión entre padres e hijos.9

Los bebés que reciben una rutina de baño y masaje son:

icono dude

50% más propensos a hacer contacto visual

icono dude

Mejora el sueño Calidad y cantidad cuando parte de una rutina antes de ir a la cama

icono dude

3 veces más propensos a mostrar una expresión positiva general

icono dude

Ayuda a desarrollar confianza en sí mismo y la habilidad de relacionarse con los otros

icono dude

Tacto, 1er sentido que se desarrolla, aún en el útero

icono dude

Es el sentido más desarrollado al nacer

icono dude

25-120 minutos de contacto piel a piel

Inmediatamente después del nacimiento, puede afectar postivamente las interacciones entre la madre y el bebé aún un año después

Para esta rutina recomiende productos con formulaciones probadas clínicamente para la piel del neonato10, con productos como la crema líquida Original JOHNSON’S® y baños líquidos JOHNSON’S® para garantizarle:

icono dude

Sin residuo

95%+

icono dude

Absorbe rápido, no graso

93%+

icono dude

Fomenta el contacto entre la mamá y bebé

90%+

icono dude

Experiencia sensorial en el baño

90%+

linea de productos

Fortalece la barrera natural de la piel del bebé, ayudando a mantenerla saludable y protegiéndola contra agentes externos.

  • Tiene el pH ideal para su piel, fortaleciendo la barrera natural y humectándola hasta por 24 horas.

icono doc

Si este tema le interesó, descubra también nuestras recomendaciones.